"Venir los días que tengan que venir"



Eres el vagón del tren más distante. Avanzas desde aquel día de entre las vías del tren de tu destino. Dejaste atrás las fechas que fueron comunes y luego se volvieron importantes. Dejaste de escribir en un cuaderno para poder escribir en el alma. Quien fuese capaz de mirarte y desconocerte. De amarte en lo desconocido y odiarte en el caudal de tu alma. Venir los días que tengan que venir. Venir las noches que deban de venir, pero sobre todo, venir lo que tenga que venir, porque lo que viene jamás se detiene, así como el tren jamás lo hace, así como jamás lo hace nuestro destino.

No hay comentarios: